El biosindicalismo nace de la necesidad de organizar representación y conflicto en un contexto bioeconómico, donde la vida, en todas sus formas, es puesta en valor y en el que las formas sindicales clásicas no logran interceptar las exigencias de las nuevas figuras laborales. El biosindicalismo piensa y encarna una forma organizativa ágil y una modalidad de intervención experimental en términos de tiempo, lugares y lenguajes con el objetivo de promover conflicto y autorepresentación en la heterogénea condición precaria.

Anuncios