Instituciones de lo común. Entre la crítica y la creación institucionales

[Te puedes descargar el audio con el contenido del taller: pinchando: aquí]pinguino

Uno de los aspectos más complejos y a la vez más evitados en la discusión en curso sobre las transformaciones de la industria cultural es el de la creación institucional o, si se quiere, el de las dimensiones instituyentes de las prácticas críticas que llevan a cabo los operadores (¿o habría que decir operarios/as?) de la misma.

Mientras que ninguna de las partes y contrapartes que en nuestros días componen la producción cultural pone en tela de juicio la transformación acontecida, la noche de la opinión se abate sin embargo sobre el ágora de la «esfera cultural» cuando se trata de describirla. Y esto sucede con mayor motivo cuando se indaga en el papel que las instituciones existentes desempeñan en un sector que, además de en «industria», ha pasado a convertirse en el modelo de referencia y en la condición necesaria de todos los demás.

En lo que atañe a la cuestión de las instituciones, resulta sintomática la confusión que nos aguarda si intentamos diferenciar entre lo que serían las instituciones de representación, de regulación y tutela, de transmisión y sentido o de producción a secas en las «economías de la cultura». La «cultura» y su «gobernanza» no sólo se han convertido en un elemento omnipresente de la definición de las metrópolis y de sus esferas públicas, así como de la legitimación de su clase política, sino que constituyen hoy la «industria pesada» de las mismas, la industria de la producción de las formas de vida, la industria de la producción de subjetividad. No hay, en lo sucesivo, venta de mercancías sin la producción, previa e incondicional, del «público» y de los «mundos posibles» vinculados a cualesquiera mercancías.

Si de industria hablamos, y de proceso de producción, no podemos entonces retroceder a estadios anteriores de la crítica de la esfera cultural, esto es, no podemos dejar de partir de la identificación de las nuevas relaciones de poder y de explotación que, no obstante el brillo de la creatividad, se presentan con rasgos cada vez más acusados en las figuras de precarización, individualización y profunda polución subjetiva que reconocemos en los fenómenos cotidianos de la «producción cultural». Y no podemos dejar de pensar, no tanto en el descubrimiento de un «sujeto explotado», en el sentido clásico, tras los fastos de las «creative industries», de la «creative class» o del «city branding» (lo que no quiere decir que éste no exista, como nos muestran las paradojas de lo que se ha llamado la «precarización de sí»), sino, más bien, de un medio o un agregado de medios, esto es, de un territorio, el de lo común. Que está basado en la cooperación entre cerebros en las redes técnicas y sociales (trans)metropolitanas, que constituye la matriz de todo «trabajo creativo» posible y que, sin embargo, es despedazado, explotado, capturado por el régimen de la industria cultural, a la par que controlado y políticamente inutilizado por la también denominada «gobernanza cultural». En todo ello resuena la ausencia de un «nosotros» diferente, de un interés de parte de «lo común», de una institución de productores y productoras capaces de reconocer, defender y desplegar la potencia de invención y liberación sociales que reside en la profunda novedad de lo común que nutre y se nutre de la cooperación.

Del programa y la experimentación de estas «instituciones de lo común», inevitablemente adversarias de las viejas y nuevas instituciones de la industria cultural, y autónomas y hostiles a las figuras de su «gobernanza», trataremos en esta tercera sesión de estos talleres.

2 comentarios to “Instituciones de lo común”


  1. […] tan rica y llena de ramificaciones conceptuales, a partir de mis notas y escuchando reposadamente el audio de la sesión y, como siempre ampliando algunas referencias en la […]


  2. […] en relación a la Gobernanza Cultural aplicado al panorama español. (Os recuerdo que el audio esta disponible a través del blog de las jornadas; es el mismo archivo de la parte I) Como siempre, este artículo estará en curso de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s